} -->

30 marzo 2011

Una mujer no puede cerrar los ojos después de una blefaroplastia

Un jurado ha concedido 115.000 dólares a una mujer como compensación por las lesiones producidas por una operación de cirugía estética en sus ojos. La mujer, Marilyn Leisz, no puede cerrar los ojos ni parpadear.
El causante del desastre es el Dr. Paul Parker. Según las conclusiones del juicio,  Marilyn Leisz ya se había sometido a otras blefaroplastia por otros cirujanos plásticos (la blefaroplastia elimina el exceso de piel en el párpado) y este hecho desaconsejaba una nueva intervención quirúrgica. El Dr Parker nunca tenía que haber realizado la operación.
El Dr Parker declaró durante el juicio que Leisz fue advertida sobre los riesgos verbalmente, y mediante un folleto que explica el procedimiento y también que eran secuelas posibles: la imposibilidad de cerrar los párpados y la sequedad ocular. Marilyn Leisz debe ahora cuidar sus ojos con un gel y un vaporizador.

El abogado del Dr. parker ha declarado al finalizar el juicio: "A lo largo de los años he llegado a conocer a un montón de doctores, y el Dr. Parker es un cirujano plástico muy competente". "Se trata de una mujer que tenía 10 o más cirugías plásticas. Ella sin duda sabía que había riesgos."

Noticia original en CBS (en inglés).

Parece claro que en este caso no se firmó un consentimiento informado, una hoja obligatoria en nuestro país, en la que se informa a la paciente de las posibles consecuencias adversas de la operación. Aunque el consentimiento informado no debe ser una patente de corso para el cirujano. Que se advierta de los posibles riesgos no quiere decir en modo alguno que el cirujano plástico se lave las manos en caso de una mala praxis. Lamentablemente en países como el nuestro, debido al corporativismo y a unos jueces que empatizan poco con los afectados, es muy difícil que un cirujano plástico sea enjuiciado y sobre todo condenado por una negligencia médica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu opinión o comentario. No escribas con abreviaturas ni solo en mayusculas. No contesto comentarios anónimos.