} -->

18 febrero 2011

La obsesión de Sheyla Hershey por sus pechos le lleva al intento de suicidio

La modelo brasileña Sheyla Hershey que llegó a ser considerada, la mujer con los pechos más grandes del mundo, intentó suicidarse con una sobredosis de somníferos.

Sheyla Hershey sufrió una profunda depresión cuando se vio obligada a retirar sus implantes debido a una infección en sus senos. La retirada era obligada porque incluso corría peligro su vida. Lee aquí la noticia. Sheyla ha intentado dos veces quitarse  la vida.

El diario británico The Sun nos desvela todos los detalles de esta historia

Sheyla Hershey es una modelo brasileña obsesionada con tener unos pechos enormes. Mejor, si además son los más grandes del mundo mundial. Esta obsesión le llevó a realizarse múltiples cirugías e ir cada vez aumentando el tamaño de sus tetas, hasta llegar a los absurdos que muestra en su página web: SheylaHershey.net.

Aunque Sheyla es de origen brasileño vive en Texas (Estados Unidos). Como en los Estados Unidos está limitado a 800 cc el máximo volumen que se puede implantar en los senos, Sheyla decidió operarse en Brasil, donde una cirujano plástico sin una mínima ética profesional y moral, accedió a colocarle unos implantes de 3500 cc (algunas fuentes hablan de 5500cc). En la operación Sheyla contrajo la infección que obligaría posteriormente a la retirada de las prótesis.

Sheyla, que ahora tiene 31 años cuenta en la entrevista que ofrece The Sun que sin sus pechos se siente fea y que simplemente se quiere morir. Sheyla reconoce que su obsesión ha arruinado su matrimonio, hundido su economía y destrozado su salud.
"Cuando me desperté de mi estado de coma en el hospital el miércoles que no se acordaba de nada", 
"No espero que nadie lo entienda, pero voy a ser honesta, sin mis pechos me siento tan deprimido  que a veces no quiero ni vivir. (...) me rompe el corazón ser como, pero no puedo evitarlo
"
"Mi marido tiene que soportar mucho y ahora nuestro matrimonio está en crisis total por no hablar de nuestra situación financiera, que por mis cuentas médicas es gravisima.

Pero Sheyla a pesar de todo quiere volver a operarse. Para intentar eliminar su obsesión Sheyla Hershey se sometió a una terapia de descargas eléctrica, que no tuvo un buen resultado
Nota: Desconocemos en que consiste tal terapia.
Sheyla cuenta que sentía mucha presión por ostentar el titulo de tener los mayores pechos del mundo, y perderlos fue devastador: "Me siento fea y deprimida, sin mis tetas y mi obsesión y la inseguridad en mí misma han puesto mucha presión sobre mi matrimonio."

Sheyla Hershey lo volverá a intentar y lo peor de toda esta historia es que algún cirujanos plástico en Brasil o Mexico accederá a operarla. Me temo que esta historia no tendrá un final feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu opinión o comentario. No escribas con abreviaturas ni solo en mayusculas. No contesto comentarios anónimos.